Gepork

El proyecto empresarial de Gepork presenta algunas singularidades dentro del sector veterinario que le confieren una posición hegemónica en el ámbito de la selección genética y la inseminación artificial. La cultura innovadora que impregna nuestra organización nos consolida como un actor de referencia, especialmente en la orientación al cliente.

La visión de negocio de Gepork se apoya en la vocación de servicio a las profesiones vinculadas a la ganadería.

Nuestro marco de referencia y el lenguaje comunicativo ha querido ser desde el inicio lo que más nos aproxima al ganadero, al veterinario, al gestor de explotaciones ganaderas y los expertos genetistas de todo tipo de sociedades mercantiles.

La aportación de valor a nuestros clientes es la razón de ser de Gepork. Su fidelidad es el motor de nuestra actividad, alcanzando niveles cada año más altos de satisfacción por parte de los clientes, que valoran la eficacia de nuestro servicio 24 horas y la calidad de la cartera de productos, tanto en cuanto a genética (animales vivos y dosis seminales) como distribución de productos para las explotaciones ganaderas.

Visión

“Ser una empresa con vocación internacional, líder en soluciones veterinarias integrales en el ámbito nacional, referente para nuestros clientes en trazabilidad, innovación y conocimiento, para crear valor económico y social de forma sostenida”.

Misión

“Somos veterinarios. Referentes en genética porcina. Nuestra misión como empresa líder en distribución es proveer a nuestros clientes de los mejores productos y de las soluciones de más valor. Nos respaldamos en nuestra cultura de la innovación continua y de nuestra responsabilidad social, buscando la mayor rentabilidad empresarial”.

Valores

La voluntad de servicio al cliente, basada en un trato esmerado y personalizado, procurando alcanzar el grado de satisfacción y el incremento de valor deseado para nuestro cliente.

La conciencia de equipo, fomentando el sentimiento de pertenencia de las personas que trabajan en la empresa a través de una buena comunicación interna y del desarrollo de sus competencias individuales.

La actitud positiva ante el cambio, con la perseverancia y el espíritu emprendedor necesarios para la consecución de los objetivos de la organización. Afrontar con ilusión y entusiasmo los retos de la competitividad.

La creatividad y la innovación como fuente de desarrollo de la cultura de la calidad, en un entorno en el que la planificación estratégica, la flexibilidad y la rentabilidad sean las principales coordenadas para llevar a cabo nuestro modelo de excelencia empresarial.

La integridad, la coherencia y el comportamiento ético, especialmente hacia las personas, el medio ambiente y la sociedad, de acuerdo con la propia estrategia de responsabilidad corporativa y los principios establecidos en el Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

El aprendizaje continuo, la valoración de la experiencia y la gestión del conocimiento.