La nostra història

des de 1979

A finales de los años setenta, la inseminación artificial porcina era una técnica prácticamente desconocida en España. La dieron a conocer unos ganaderos, el 1977, después de un viaje a las instalaciones de Wall’s Livestock.

Al viaje, invitadors por Luis de la Viña, fueron Manuel Baranera, Josep Baraner y Josep Puigdollers. Allí conocieron a Ramón Colillas y a Valentín Garrigasit, de la empresa Lacetania, que se estaban introduciendo en la inseminación artificial. Todos se interesaron por el sistema de inseminación porcina i por los híbridos. Puigdollers y M. Baranera empezaron las negociaciones para obtener la exclusiva de la firma inglesa en el estado español.

A principios de 1978, la familia Baranera y la empresa Lacetania realizaron un encuentro con Wall’s Livestock, en el exclusivo Farmers Club de Londres. A la reunión se acordó que se crearía una nueva compañía, Gepork, y se iniciarían las colaboraciones.

Después de meses de negociaciones, se constituyó el 1979 la empresa Servicios Genéticos Porcinos, el actual Grup Gepork. Josep Baranera, Manuel Baranera, Ramón Colillas, Valentí Gariggasait y Josep Puigdollers fueron los socios fundadores. El contrato con Wall’s Livestock incluía la representación en exclusiva del diluyente SCK-7 en el estado español. Mas tarde, se incorporaron al proyecto el veterinario Agustín Camprodon, como director técnico, y Ramón Arza, como responsable comercial.

La presentación en sociedad de Gepork se hizo en el Salón Internacional de la Técnica Avícola y Ganadera. En la feria también se detectaron nuevas necesidades en el ámbito de la producción porcina, tanto en el suministro de verracos testados para la inseminación como en el suministro de aparatos para laboratorios.

Gepork introdujo la inseminación artificial porcina en Osona, en Cataluña y en España. Muchos ganaderos aceptaron la nueva técnica por la credibilidad del personal veterinario en el sector. El 1983 se exploraba la posibilidad de conseguir razas puras y hacer selección genética para los ganaderos que querían una cerda o un reproductor de calidad. Puigdollers, entonces presidente de Gepork, decidió buscar los mejores puntos de genética de Europa e importar los animales.

En cuanto a los machos reproductores, siempre se han seleccionado los de la casa German Genetic. Las cerdas se compraron primera a la firma inglesa Wall’s Meat Company, posteriormente a Masterbreeds y, más tarde, a Hermitage Genetics. Recientemente, PIC Genetics ha adquirido Hermitage Genetics, así que actualmente también somos los distribuidores de la genética PIC.

La inseminación artificial y el campo de la genética aplicada al sector porcino eran los pilares de la empresa. Pero el carácter innovador de Gepork hizo que se buscara ampliar servicios, incluyendo ámbitos como la distribución de leche y la salud animal.

El 1992 se cerró un acuerdo, con la actual Zoetis, para distribuir productos de salud animal. A partir de aquí se cimientan las distintas unidades de negocio que hoy conforman el Grup Gepork.